La yogaterapia está destinada a facilitar un estilo de vida saludable, pero de ninguna manera puede reemplazar el tratamiento médico.

 

La yogaterapia puede ofrecer al paciente métodos naturales para el manejo de estados de estrés y ansiedad relacionados con las distintas fases de enfermedad, desde el diagnóstico, tratamiento farmacológico y quirúrgico, hasta la convalecencia postoperatoria y la adaptación a un nuevo estilo de vida.

 

La yogaterapia no puede en modo alguno sustituir el consejo médico, ayudar en la formulación de un diagnóstico, proporcionar indicaciones terapéuticas o consejos relacionados con el tratamiento de patologías. Finalmente, la yogaterapia no puede ni nunca debe prevalecer sobre la asistencia y supervisión médica, de ningún nivel.

 

La yogaterapia, si el equipo médico lo considera oportuno, puede complementar los tratamientos médicos tradicionales y resultar una valiosa ayuda para los pacientes en el manejo del dolor y el malestar, tanto físico como emocional.

 

El plan de yogaterapia debe ser explicado por el terapeuta de manera clara y transparente, debe estar respaldado por evidencia científica y empírica y aprobado por el equipo médico antes de la aplicación.

 

Por ello, es realmente imprescindible contactar con terapeutas cualificados, conscientes de sus limitaciones y capaces de ofrecer un servicio seguro, responsable y eficaz.

 
IIYTAccreditationsBannerLowProfileCroppe